Estigma reversible

por personesisocietsonesisocietatvalenciana

Image

Llevamos tiempo, los valencianos, padeciendo la losa del estigma a fuerza de la repetición y la generalización. Lo del reportaje de cuatro sobre los tetes y las tetas ha sido la gota que ha colmado el vaso. A lo largo de este fin de semana hemos podido leer en los medios de comunicación como la policía registraba al estilo Marbella el ayuntamiento de Lloret de Mar y no hace mucho se desarticulaba una trama en torno al consistorio de Sabadell. A nadie en su sano juicio se la ha ocurrido tildar a los catalanes de corruptos, porqué un corrupto es un corrupto sin importar de donde sea su origen ni su ideología. Al igual que un delincuente es un delincuente sin apellidos de origen y no es un andaluz un catalán o un murciano. No veremos seguramente a ningún reportero haciendo sensacionalismo en la costa brava o generalizando sobre jóvenes descarriados vinculándolos a Galicia o Euskadi por citar territorios. Pero todos sabemos que los hay aquí y allí. El estigma que padecemos es reversible. Durante años en la Comunitat Valenciana se ha confundido el enfrentamiento político con el descrédito general, se han lanzado campañas de mala imagen de las instituciones de nuestro autogobierno, olvidándose los que las lanzaban que también eran esas sus instituciones independientemente de que aprobasen o no la gestión de las mismas. Hay que tirar de refranero para contextualizar aquello de siembra vientos y recogerás tempestades. La nuestra es una sociedad compleja y diversa con aspectos positivos y negativos pero que no dista en absoluto de las de nuestro entorno.

Si no somos capaces nosotros mismos de no de auto inculparnos y degradar nuestra imagen nadie vendrá ayudarnos. Más bien recibiremos golpes de la prensa sensacionalista o de nuestros competidores directos en materia económica por ejemplo que verán facilitada la labor para apartarnos de los circuitos de desarrollo. Este fin de semana hemos dado un paso. Los partidos con representación en Les Corts han salido a una para rechazar el agravio. Ese es el camino si queremos revertir la tendencia. No solo es un camino que incluye a partidos sino que como propuso el President Alberto Fabra en su discurso de año nuevo requiere de una gran alianza de la Sociedad Valenciana. Representada al máximo posible comprometida y con conciencia colectiva. Ese es el reto que nos espera y que podemos superar para poder abordar con garantías cuestiones como la financiación, las inversiones en infraestructuras o la regeneración de nuestra marca propia.

 

José Morgan ( Fòrum Persones i Societat Valenciana ).

Anuncios