LAS SEDES Y LA REFORMA DE LOS PARTIDOS

por personesisocietsonesisocietatvalenciana

Image

Uno no alcanza a comprender la relevancia que tienen las sedes de los partidos hasta que escucha vivencias en primera persona de aquellos que estuvieron en la clandestinidad. Vivencias como las que escuché a José Luis Abalos explicando el riesgo que corría junto a sus compañeros militantes comunistas que se reunían en un piso junto a la antigua cárcel modelo para poder simplemente intercambiar ideas y compartir libros en los días del franquismo. Las sedes de los partidos políticos son la libertad ideológica hecha carne. Son la más clara manifestación del pluralismo político y el ejercicio del mismo. Representan la opción que tienen los ciudadanos de agruparse en torno a sus creencias y posicionamientos individuales. De hacerlo en ausencia de violencia y en el ejercicio de la plenitud de sus derechos políticos. No caben en una sociedad democrática los ataques y los cercos de las sedes de los partidos. Porque esos son ataques a los propios fundamentos del sistema de libertad basado en el respeto frente al prejuicio y en no criminalizar las ideas del que piensa diferente.

 La defensa de la libertad ideológica como libertad fundamental no colisiona en absoluto con el derecho también fundamental que asiste a los ciudadanos a manifestar públicamente su enfado o contradicción por la corrupción que conduce a la desvinculación de la sociedad con los partidos y las instituciones. Precisamente son los militantes de los partidos en el espacio de expresión que les proporciona sus sedes los que deben alzar la voz que empuje a la adopción de medidas que disuadan y dificulten los comportamientos desechables. El alcalde de Calp César Sánchez ha hablado, cuando más difícil era tomar la palabra, para proponer en la línea reformista de Alberto Fabra una actuación profunda en tres ejes que mejoren el funcionamiento de los partidos. Por un lado una reforma de la financiación que haga que esta dependa del esfuerzo económico de sus militantes y aporte la máxima transparencia. Un segundo eje que comporte celeridad en los pronunciamientos judiciales que combata el alargamiento de los procesos basado en procedimientos con principios de preferencia y sumariedad en los asuntos de esta materia. Una tercera reforma de la ley electoral que abarque la mejora de la representatividad, surgida de un gran acuerdo, que refuerce el nexo entre representante y representado. Incorporando como elemento al ejercicio de cargo público la temporalidad del mismo mediante la limitación de los mandatos.

José Morgan ( Fòrum Persones i Societat Valenciana ).

@josepepemorgan

Anuncios