CONOCER

por personesisocietsonesisocietatvalenciana

Sellos de conmemoración del 90 aniversario de Nelson Mandela

Sellos de conmemoración del 90 aniversario de Nelson Mandela

Ahora que parece que Nelson Mandela abandona definitivamente el mundo de los vivos. Son muchos sus testimonios y enseñanzas que quedarán para la posteridad, para la memoria del resto de las personas a modo de legado universal. Madiba es ante todo, como decía por twitter hace unos días Fernando Jáuregui, un ser humano que en no pocas ocasiones ha sido citado en vano. Si hay una de sus enseñanzas profundas que persuade es la de aprender a conocer al otro. No importa si lo consideras tu enemigo si tienes voluntades enfrentadas o simplemente te resulta extraño distinto a ti al otro nunca se le deshumaniza y para no hacerlo hay que llegar a conocerle.

No existe sensación más fértil, más liberadora, que llegar a ser capaz de conocer a otro ser humano. De poder compartir los secretos de tu alma con quien hasta ayer era alguien indiferente. Nada como poder hablar con tu supuesto enemigo, que le pregunten al actual Ministro Principal de Irlanda del Norte, quien durante el proceso de paz encontró en un viaje a Sudáfrica el espacio de diálogo para poder conocer y respetar y a quienes hasta la fecha sostenían posiciones enconadas en el sangriento conflicto. Haciendo cumplir la máxima de Hegel que solo los que luchan a muerte se abrazan. Tal y como traslado de su imaginación al lienzo con especial desasosiego Doré al representar el pasaje bíblico de la lucha que mantuvo Jacob contra el Ángel donde acaban por bailar abrazados en un símbolo de máximo respeto y reconocimiento mutuo.

No hay nada como encontrar semejanza en la diferencia. No hay tanta brecha para conseguir cruzar el abismo que separa la ignorancia de la tolerancia. Esa ignorancia del ciego que cree enarbolar convicciones que no son más que vendas de odio que oscurecen su visión. En el cielo esperan ya a Mandela ante su llegada impera la sensación de recibir a un hombre, solo un hombre libre, tolerante, amante de su pueblo, de todo su pueblo el blanco y el negro. Amante de la vida de la suya la de todos tal y como pensó Deckard que la amaba el Replicante al verlo morir en la famosa escena de Blade Runner.

José Morgan García ( Fòrum Persones i Societat Valenciana ).

Anuncios